Jesper Karlsson es, ahora mismo, sin ningún genero de dudas, la esperanza del Falkenbergs. O al menos la única certeza que le quedará en campo contrario al equipo colista, que cuenta con una cantidad ingente de errores no forzados en su haber. Quedan salvados Nazari o Svensson, pero para cualquier atacante de un nivel sensiblemente superior sería exasperante jugar así. Le salvaguarda el hecho de que el FFF se trate de un equipo un tanto alegre tratándose del colista. Nada serio. Las paredes son muros, los pases largos no llegan y los cortos. Cortan la respiración. Pero Jesper, con 18 años, ni se inmuta. Sigue yendo a saludar a la familia cada vez que termina un partido en casa, que suele terminar en derrota.

eqweq

Jesper Karlsson en un plan proactivo (19) y en un plan de repliegue (43). Mapas de calor correspondientes a la 1ª y 2ª mitad de su encuentro ante el GIF Sundsvall. (Vía WhoScored.com)

A su espalda un ’17’ y en sus botas un 42% de influencia en la conversión del Falkenbergs, ya sea en forma de asistencias (2) o goles (6). El dato se agranda en los últimos 10 partidos, donde ha participado en un 83% de los goles. La estadística deja a relucir una dependencia hacia Jesper estratosférica en el FFF tanto en términos de creación como de contundencia. Ello, le ha llevado a un dilema que se ha saldado con el paso de jugar acostado sobre la banda derecha hacerlo como delantero, donde bajo sus tiernos 171 cm recibe todavía menos balones benévolos.

ddwwdw

La influencia de Karlsson, recostado sobre la banda derecha en todo el 2T ante el GIF Sundsvall. (Vía WhoScored.com)

Pero es donde es más decisivo, o el único decidido a serlo en base a una propuesta proactiva. Aunque todo se esfume cuando el Falkenbergs decida replegar y obligar así a Jesper a generar en cantidad. Parecerá que habrá jugado mejor y quizá sea así, pero sus virtuosas arrancadas por banda derecha no tienen sentido a no ser que él las termine. Lo que es imposible a no ser que te disfraces de Bale. Aunque él ya probó una vez y le entró el traje. Y el gol. Jesper debe llegar al balón, no llevar el balón. Es muy bueno, tiene una calidad técnica sobresaliente y no será la primera disyuntiva a la que se enfrente. Por mucho que sea buen pasador y todavía mejor regateador: todo pasa si todo acaba en él.


Artículos relacionados:

Anuncios

1999, me gusta abarcar. También intento comunicar. En @scandifut (fútbol nórdico) y @ug_football. Radio en @breakingIines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: