¿Cómo se vive el fútbol en Escandinavia?

De Escandinavia nos llegan los fichajes del Celta, las celebraciones de Islandia, Zlatan, la socialdemocracia, el frío, una piel tersa, la aurora boreal, Papa Noel y un largo etcétera de tópicos. El fútbol también nos llega, pero no su día a día. Tenemos una vaga idea de su cultura futbolística, siempre reputada a la baja.

WhatsApp Image 2018-01-14 at 01.08.32

Porcentaje del total de la población que va a los estadios de la primera división de su país en comparación con España. Temporada 2017. (Datos: transfermarkt.com y datosmacro.com)

Siempre que se piensa en los estadios escandinavos se nos vienen a la mente unos lugares tan fríos como bonitos. Unos parajes en los que, contradictoriamente, se respira paz. En parte es cierto, porque sólo un 39,88% de los estadios de primera división superan la media entrada. Pero por otro lado, lo que hace que superen a España en el porcentaje del total de la población que sigue el fútbol se puede explicar en base a tres ejes.

nor

Gráfico de los equipos con más espectadores en Escandinavia. (Vía Overtime)

El primer eje es cultural, debido a que todos los países nórdicos encabezan los rankings de actividad física. Por ejemplo, la Comisión Europea situó a Finlandia en 2010 como el país de la UE en el que sus ciudadanos realizaban una mayor actividad física. Esto lleva a que exista un mayor compromiso con el deporte por parte de la ciudadanía y de los estados, que dedican muchos recursos para que esto ocurra.

El segundo eje es el trato al aficionado, cuestión en la que Suecia es ejemplar. Partiendo de que el aficionado debe disponer mínimo del 51% de un equipo y que, además, esa misma afición se está encontrando con estadios cada vez más confortables. Las nuevas tecnologías también han sido fundamentales en Noruega, que emplea sistema CRM, un proyecto de comunicación social que intenta mantener una interacción constante con el aficionado. Principalmente, con una segmentación del público, ejercicio que también se lleva a cabo en Suecia. Hacer sentir a los aficionados propietarios del fútbol es un hecho diferencial.

El tercer eje son los derechos televisivos, ya que el marketing televisivo ha ido más dirigido a promocionar las ligas extranjeras que las domésticas y que además todas las competiciones buscan una fidelización más directa con el aficionado. Se pueden ver todos los encuentros de todas las ligas, pero en canales secundarios o de pago dirigidos al entretenimiento, nunca al fútbol en particular.

La conclusión es que quien sigue a su equipo lo hace principalmente desde el estadio, no desde su casa. Una especie de seguimiento que en España es más cercano al aficionado de divisiones no profesionales que no al de un equipo de La Liga. Ir al estadio se acerca más a un ritual grupal que no a una muestra de pasión exacerbada por el equipo. Para limar asperezas con Escandinavia e ir contrastando los datos cuatro personas que conocen con suficiencia algunos de los países nórdicos han aportado su experiencia sobre el fútbol más septentrional.

  • Islandia

IMG_2929

Una imagen de Iván Martínez en un encuentro de Copa Islandesa entre el Grindavík y el Völsungur.

Soy Pachu Martínez, futbolista y secretario técnico en UMF Selfoss. El fútbol en Islandia tiene una peculiaridad y es que la temporada dura unos 7-8 meses, los otros meses del año solo se juega en campos cubiertos. El fútbol está creciendo cada vez más gracias el éxito de la selección. Evidentemente en cuanto a asistencia a los estadios no se puede comparar con otros países porque en Islandia vive muy poca gente, unas 300 mil personas. El juego en Islandia es bastante físico y hay poco rigor táctico pero la emigración de los futbolistas islandeses al exterior hace que entren a su fútbol nuevas ideas cuando vuelven a trabajar en el país.

  • Suecia

WhatsApp Image 2018-01-07 at 18.28.49

Imagen de Pepe Salgado posando con su equipo mixto en la maratón de fútbol organizado por la empresa en la que trabaja.

Soy Pepe Salgado, nacido en Almadén, pero desde hace 5 años viviendo en Norrköping, Suecia. ¿Cómo se vive el futbol en Suecia? Pues depende, yo por ejemplo vivo en una ciudad con un equipo de fútbol bastante importante, el IFK Norrköping. Equipo que ganó la liga sueca hace un par de temporadas por lo que es una ciudad bastante futbolera aunque bien es cierto que la liga sueca “Allsvenskan” no es una liga muy seguida aún entre los propios suecos. Puntualizando además que hay un seguimiento bastante amplio por parte del público femenino. La Premier League, la Bundesliga y la Liga son bastante más seguidas. Es típico preguntar a un sueco por su equipo favorito de fútbol y que te responda con el nombre de uno de estas tres grandes ligas.

También es cierto que el hockey sobre hielo es un deporte mucho más asentado en la sociedad sueca, diría que hasta cierto punto incluso más seguido que el fútbol. El clima es un factor importante en este aspecto ya que el parón invernal de la Allsvenskan coincide con el comienzo de la liga de hockey sobre hielo. Una anécdota, por ejemplo, fue que decidimos ir a ver un partido de Liga de Campeones, Real Madrid vs. B Dortmund, a un famoso bar deportivo con 17 pantallas de TV y al llegar allí se estaba retrasmitiendo un partido de hockey sobre hielo en todas las pantallas de modo que tuvimos que esperar al final del encuentro de hockey para poder ver el de Liga de Campeones.

Otro aspecto influyente en cuanto a la cultura futbolera es la inmigración, ya que la mayoría de los que emigramos a Suecia lo hacemos desde países con fuerte tradición por el fútbol por lo que poco a poco se va desbancando al hockey sobre hielo como el deporte más seguido/practicado. Un dato curioso es que la mayoría de emigrantes venidos de Oriente Medio sean acérrimos seguidores del Real Madrid o del Barcelona.

No nos despegamos de la costa, pero nos mudamos de Norrköping a Estocolmo.

Soy Mario, arquitecto que desde septiembre del 2017 vive y trabaja en la capital de Suecia. Por lo pronto me doy cuenta de que hay partido porque algunos días me encuentro el metro lleno de gente con bufandas, habitualmente las verdes del Hammarby porque el estadio queda en la misma dirección de mi casa. Grupos dispares, como en cualquier sitio. Bastantes mujeres. En el metro van callados, como todos los suecos.

Como curiosidad, entre mis compañeros de trabajo hay bastantes aficionados al Barcelona. El acontecimiento más relevante hasta ahora fue la ”victoria” de Suecia contra Italia. Recuerdo que se celebró bastante, aunque cayó entre semana. A la mañana siguiente se comentó bastante en la oficina, especialmente porque el jefe y varios empleados son italianos.

Podría mencionarte a Ibrahimovic, que sale hasta en la sopa aquí, pero no es una novedad. Incluso un compañero me regaló estas navidades su biografía en sueco adaptado, que aún no he podido leer. Tiene su punto de antihéroe porque es como lo opuesto a lo que se supone que es el “carácter sueco” y arrastra todo el tema de haber salido de la pobreza con lo que supone como figura.

Los dos estadios que hay principales aquí, el Tele2 y el Friends Arena, son bastante nuevos, menos de 10 años los dos. Tengo intención de ir en algún momento de este año a ver algo. En relación a los aficionados, según me han contado en Malmö sirve de aglutinante para grupos de ultraderecha, tienen algún problema con eso allí.

Por lo demás, es difícil seguir la actualidad porque mi sueco es muy elemental. Diría que en el estadio son como el resto de la gente pero que luego durante la semana son menos de puyas y vacile que en España, pero probablemente porque a los suecos no les gusta molestar ni el conflicto.

  • Dinamarca

unnamed (2)

Imagen cedida por Sebastian Stanbury de un aficionado del Helsingør en el Helsingør Stadion. 

Mi nombre es Sebastian Stanbury. He estado trabajando como periodista cinco años y medio en Tipsbladet, la revista más antigua sobre fútbol danés en Dinamarca. Además de ser aficionado al fútbol danés desde hará más de 20 años.

El fútbol es el deporte nacional de Dinamarca, siendo la disciplina que reúne -de lejos- más espectadores en los estadios. Pero no es el deporte más popular a lo largo de todo el año. Los equipos daneses de balonmano son realmente buenos, y cuando son televisados atraen a más espectadores que un equipo de fútbol. Por otro lado, también es cierto que los partidos de balonmano se retransmiten por un canal de televisión mucho más popular, pero todavía le queda mucho al fútbol para ponerse a su altura en este sentido.

El fútbol es importante en Dinamarca, pero no mucho más que en otros países. No todo el mundo sigue a un equipo. Muchos están interesados en la distancia. La Liga Danesa, Superligaen, no goza del número de espectadores que le gustaría tener. Se ha hecho mucho para mejorar los números, y además los estadios son buenos y modernos, pero en vista a los resultados no se ha avanzado mucho en este terreno. La cuestión es: ¿Por qué ir a un estadio frío y ver la Liga Danesa cuando puedo quedarme caliente en mi casa viendo la Premier League o La Liga?

Más allá de esto, Superligaen (The Super League) es una institución cultural en Dinamarca y una de las marcas más fuertes de todo el país. Si alguien, no sólo en deportes, es el mejor, se suele decir ”es de Superligaen”.

  • Finlandia

12439346_10209421065591493_4158312489909794099_n.jpg

Imagen de Patrik Hernández en su paso por la cuarta división de Finlandia de 2015 a 2017.

Me conocen como Michan, tengo 24 años y he nacido en Mallorca. Tengo la nacionalidad finlandesa desde que soy pequeño, porque mi madre es de allí, así que tengo una fuerte conexión con el país. Aunque vivo desde siempre en Mallorca, muchas veces he visitado Finlandia.

Realmente se dice desde hace tiempo que el fútbol está creciendo en Finlandia, pero lo hace de forma lenta en cuanto a la calidad de sus futbolistas. Otra cosa es la afición, que aunque no es el deporte favorito, sí que se sigue bastante, en especial la Premier League. Y, por supuesto, también prestan mucha atención a La Liga, en especial por el Madrid y el Barça. Ahora la televisión nacional YLE ha adquirido los derechos para ver en abierto cada semana partidos de la Premier, la Serie A y La Liga, que se suman al partido de Champions que ofrece la cadena cada jornada. Pero después la Veikkausliiga, la primera división finlandesa, tampoco le prestan mucha más atención. Y es lógico, porque hay equipos de calidad muy discutible.

Únicamente hay un puñado que se salvan y ya, y tampoco es que deslumbren. En fin, el HJK 0-6 Barça de 2014 lo dice todo. Pero, quién sabe si en unos años… Otra cosa, y es que lo de ir a ver el fútbol al bar apenas se lleva, precisamente porque su popularidad no es tan grande como el hockey. Por cierto, en Korso, el pueblo al que muchas veces voy, hay un campo de fútbol bastante grande para que los vecinos vayan. Creo que en todo este tiempo lo he visto con gente solo una vez. Así que influencia, de momento, poca, más allá de los clubes de fútbol y tal. Aun así, tengo que decir que muchas veces he seguido por Internet el derby de Helsinki entre HJK y HIFK y la verdad es que el ambiente del estadio es bastante bestia durante todo el partido, diría que es más que un Madrid-Barça. La excepción, supongo. Una pena que para 2018 ya no haya derby en liga por el descenso del HIFK…

Pasamos de la periferia de Helsinki a Kouvola, ciudad del Kymi, uno de los ríos más largos de Finlandia.

Mi nombre es Patrik Hernández Seppänen y entre 2015 y 2017 juegué en la cuarta división de Finlandia. Hasta entonces, mi experiencia en el fútbol se limitaba a todas las categorías inferiores en el CD Marino de Tenerife. Ya en 2015 me fui a vivir a Finlandia y tras contactar personalmente con varios clubes de la zona donde me desplacé (Kouvola, en el sureste de Finlandia) comencé la pretemporada con el FC Peltirumpu del cuarto escalafón del fútbol finlandés, conocido como “Kolmonen” (Tercera en finés, pues la primera división posee un nombre comercial y es la segunda la que comienza el orden lógico numérico). Hasta mi vuelta a España en 2017, estuve presente en el club durante toda la temporada de 2016 y la pretemporada de 2017 con una estadística de 9 encuentros oficial disputados y 1 amarilla.

El fútbol en Finlandia tiene unas cuantas características particulares. Cada vez más tiene más peso, aunque no es un mucho ni mucho menos el deporte rey (si bien sí en cuanto a número de participantes, el hockey sobre hielo es más seguido). Por otro lado, tiene claramente como espejo el fútbol inglés. La Premier se televisa en Finlandia desde los años 70 y la gente sigue a muchísimos clubes ingleses. Eso evidentemente se ve reflejado en el fútbol del país, donde se practica un fútbol basado en la lucha y el balón largo. Lo que me resultó curioso es que en el día a día se podía ver cómo a los chicos les gustaba practicar más toque y filigranas pero en el terreno de juego eso desaparecía.

Lo que sí que hay que admitir es que la zona en la que yo jugaba es muy futbolera. Allí nació el segundo mejor jugador de la historia de Finlandia, Sami Hyypiä (precisamente el campo donde entrenábamos en invierno lleva su nombre) y el MyPa-47, club de esa región, llegó a disputar choques europeos y juntó durante un breve periodo de tiempo a Litmanen y Hyypiä. Además, Pukki también nación un poco más al sur y en Lappeenranta se registró la mejor entrada de un partido de toda la tercera división finlandesa en 2016.

Otro asunto es la profesionalidad. Más allá de la Veikkausliiga y la Ykkönen, el fútbol es muy amateur y son los jugadores los que tienen que correr con todos los gastos. Si bien conozco jugadores que en España reciben primas por victoria en categorías como Preferente o Primera Regional, en Finlandia eso en inviable (salvo quizás proyectos como el Legirus Inter, que llegó a fichar a Pepe Murcia como entrenador estando en cuarta división). Eso unido al calendario de competición, todo en verano cuando los jugadores, y sus familias, tienen las vacaciones laborales, hacen todavía más difíciles las opciones de “profesionalizar” más las categorías bajas. Pero si lo miramos desde el lado positivo, todo es mucho más familiar y “sano”. En Finlandia no suele haber equipos aficionados, sino que algún grupo de amigos se apunta directamente a la última categoría de su región. Precisamente nuestro segundo equipo jugaba en séptima división y el nivel era prácticamente de ‘solteros contra casados’. Además, uno afronta los partidos con la seguridad que va a disputar un partido de fútbol, con sus posibles roces dentro del campo, y que en cuanto acabe todo será cordialidad. Es obligado cuando acaban los partidos saludar en fila a todos los rivales y al trío arbitral. Recuerdo que durante un choque le había hecho una entrada muy dura a un rival y nada más acabó el partido le di la mano y el respondió sin ningún rencor. Me imaginé esa misma situación en Tenerife y quizás el resultado hubiera sido otro.

unnamed (1)

Una postal paradisiaca en Islandia. (Foto: Iván Martínez)

Gracias a Iván Martínez, Pepe Salgado, Mario, Sebastian Stansbury, Michan y Patrik Hernández por haberse prestado a participar en este reportaje.

Fuente imagen principal: Michan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s