Jens Odgaard no es lo que parece

Delantero danés, supera por ocho centímetros el uno ochenta, de piernas muy largas, de tez pálida, rubio y con los ojos azules. Saliendo del banquillo del Lyngby ha promediado un gol o una asistencia cada 82′ minutos, marcando al Midtjylland, København y Brøndby. Da el perfil de jugador dominante en Escandinavia con muchas posibilidades de ir a una de las cinco ligas principales, y así ha sido.

Jens Odgaard ha fichado por el Inter a cambio un millón y medio de euros, o lo que es ko mismo: pasa a formar parte de una entidad marcada en su momento por un jugador de su perfil. Dicho esto, este no es el típico intento errático de ”fichar a un Zlatan” de cada año en el que los clubes se fijan jugadores con un físico preponderante y una técnica barra táctica por pulir. Queda por despejar la incógnita de qué será cuándo se haya curtido un poco más como profesional, pero en las inferiores ha sido todo lo contrario. Odgaard es un jugador más relacionado con la gambeta que con el zurriagazo, se dedica más a generar que a finalizar. Puntualizando que en el primer equipo se ha destapado como un ariete más bien prolífico, en el filial del Lyngby era un jugador del que necesitaba el equipo para poder llegar arriba con claridad.Embed from Getty Images
En su cortísima etapa como profesional se ha erigido como un ariete dedicado a gestionar los espacios y sus correspondientes ventajas. A pesar de tener un corpachón considerable y una gran zancada, como recambio en el Lyngby ha sido más enfocado a guardar el resultado que a finiquitar el partido. En todos los sentidos, ya que durante dichas situaciones se le puede identificar alguna que otra recuperación de rigor.

Mapa de calor (vía WyScout)

Si él recibía la pelota en banda, la guardaba hasta poder ver con claridad una oportunidad para asociarse. No se trata de una figura eminentemente asociativa, pero guarda potencial en el juego de posición debido a su zurda, dotada de una incipiente calidad junto con unos recursos suficientes como para sorprender en espacios reducidos. Ideal para definir y asociarse. En este aspecto ha podido explotar en el equipo de reservas del Lyngby, en el que bajaba en banda derecha a posiciones de un interior y empezaba a dirigir el circuito asociativo, literalmente. No son pocas las ocasiones en las que Jens ha marcado la posición de un compañero, sin poder huir, eso sí, de la precipitación que acompaña a edades tan tempranas . 

Está encasillado como delantero centro y no es que Jens encarne la figura del extremo constante, pero goza de un 83% de acierto en el pase con una media de 17,5 pases cada 90′ minutos, además de promediar la cifra de 8,1 regates con un 73% de acierto. Hablamos de fútbol danés, pero son los pases de Willian José y los regates de Iago Aspas, por poner a dos jugadores de su rol en España. En el Inter lo tendrá difícil, pero si pasa a jugar en un equipo de menor entidad no sería de extrañar que conforme fuese ganando galones pasase a jugar cada vez más cerca de la banda, situación desde la que podría ver el fútbol de cara y estar siempre en ventaja. Lo estará tanto por físico como por talento, ya que tanto su zancada como su zurda le harán ser constante en el uno contra contra uno para dotar profundidad y, a su vez, ser diferencial ya sea asistiendo o ganando en carrera el hueco entre central y lateral para anotar. Por otro lado, también cabe la posibilidad de que jugase en solitario en punta de espaldas y tuviese que gestionar los espacios y/o la posesión, pero en este caso necesitaría de más tiempo debido a que el calcio necesitará de un físico más fornido.

De cara a gol es un jugador frío, que disparará e incluso cabeceará haciendo el gesto del pase. Siempre busca pasar antes que disparar. Esto le ha hecho perder goles por el camino, pero con el tiempo lo ha venido puliendo y se le puede ver tanto un disparo duro como preciso. Todo dependerá del contexto, al que Odgaard cada vez sabe adaptarse mejor, a pesar de ser un tipo autoritario en cierto sentido. Es un tronco con clase, pero deberá entender que necesita de tiempo y suerte para poder triunfar a lo grande. Como a él le gusta. 

 

(Vídeo de elaboración propia

Anuncios

Rayo Zekhnini

Artículo original publicado en undergroundfootball.com

Rafik Zekhnini es un jugador ideal para un equipo que viva de las transiciones y en busca del error ajeno, labores en las que colabora enérgicamente en el Odd. Es ideal en el contexto mencionado por su viveza. Es un jugador eléctrico que entra en combustión al entrar al pisar el césped, por lo que es difícil verle desconectar en un partido. Siempre lo intenta y, cuando lo hace, en su viveza prioriza los movimientos al espacio a pesar de tener aptitudes para poder intentar destacar en los movimientos de apoyo; en los que situarse en el inicio y dirección de la jugada. Lo ha hecho por momentos, pero la responsabilidad de situarse en la base debe esperar. Es un jugador vertical, que no ingenuo. Si entiende que no hay opciones de superar al contrario con su superior uno contra uno, da un pase atrás y hace al equipo respirar. Mientras tanto, él ya estará buscando un espacio al que atacar.

Viene partiendo desde la banda izquierda, a una altura algo superior a la divisoria; actuando como extremo izquierdo en las transiciones ofensivas y como interior izquierdo en el repliegue, situándose tanto en el 1-4-3-3 como en su actualización al 1-4-1-4-1 en los archiconocidos esquemas de Fagermo, con 8 temporadas a sus espaldas como buen tutor de sus pupilos. En dichos esquemas, independientemente de que su equipo busque más la posesión (1-4-3-3) o el contragolpe (1-4-1-1). Su situación de confort será atacando el espacio entre el lateral y el defensa central, una situación que intenta provocar en cualquier resquicio y donde es letal por su extraordinaria velocidad y calidad técnica. Y por su ímpetu, un extra en sus facultades teniendo en cuenta su físico que, quizá, tenga que trabajar en su afán por escalar hacia una liga con mayor solera. Hablamos de un chico extremadamente delgado, pero que cuenta con unos, a priori mediocres, 179 cm de altura. A pesar de ello, esta altura le permite emparejarse en algunos momentos con el lateral, no mucho más alto y rápido que él, robarle el balón, realizar un intento de proteger el mismo con su físico y volar. Eso sí, siempre se levanta. Rafik ya empieza a entender cómo utilizar su cuerpo. También cabe decir que cuando está en pie su disposición para robar el balón en una presión alta es buena. No será tarea fácil encontrar un pase limpio para los laterales rivales y, si el defensa es algo torpe, el robo estará asegurado. Esto en la liga noruega es oro.

Refiriéndonos a su físico también es oro su elasticidad, que le permite concebir jugadas cada vez más inverosímiles en proporción a la confianza puesta en él. Sus filigranas cada vez son más certeras en concordancia con su mejora en el primer control. Evolución trascendental sabiendo de su velocidad explosiva. Dicha confianza, al igual que su rendimiento, viene creciendo exponencialmente tras asentarse en el once titular. Dicho esto, su registro goleador es bajo y no deja la sensación de incrementarlo hacía cifras importantes a pesar de encontrarse en la banda izquierda; ideal para sus conducciones y, por lo tanto, para probar suerte desde la corona del área con la diestra, su pierna dominante. Tan sólo ha marcado un gol de esta índole en su veintena de partidos disputados como profesional. Los demás goles han sido más bien fruto de llegadas al área o situaciones provocadas dentro de la misma, donde no desafina precisamente. A pesar de no disponer de una diestra prodigiosa, sí dispone de una zurda con la que actuar con una familiaridad pasmosa. Otro extra que hacen de él un jugador útil en el juego exterior, sabiendo además el tipo de fútbol practicado por el Odd y en Noruega, en el que los centros adquieren una importancia sustancial en el juego directo. En estas acciones es un jugador a considerar. Sabe zafarse con suficiencia de su rival y tiene el temple necesario para ejecutar cualquier envío, ya sea por alto o a ras de césped, con la seguridad y la tensión precisa. De hecho, en el último cuarto del campo tiene una eficacia considerable. Es mucho mayor que en zonas más retrasadas como la línea divisoria que, como hemos comentado, debe esperar para ser una zona de acción a considerar.

Más allá de sus prometedoras cualidades físico-técnicas también cabe resaltar su mentalidad. El jugador noruego se agranda cuando su equipo necesita profundidad. Necesita un gol. Necesita el gol. Con 18 años no le amilanan estas situaciones. Pone su viveza al servicio de su equipo y ya es capaz de agitar las gradas del Skagerak a disposición para engullir al equipo rival. Ya lo ha conseguido en un par de encuentros y promete hacerlo durante muchos años. Ahora llega a la Fiorentina, un club que aspiraba a estar entre los grandes de Italia pero que ha experimentado un importante declive, acentuado este año. Que coincide además con el que ha experimentado Rafik. En este contexto podría ser importante debido a que puede llenar el anhelo que dejó Salah, aún estando lejos de él, por la viveza de su perfil e incluso por orígenes. Sumando a ello una Serie A en la que puede explotar a partir de su aprovechamiento de las transiciones y sus aptitudes y actitud proactiva para defender en cualquier fase. Ha sido importante en el ODD y ha sabido entenderlo rechazando ofertas esperando estar en Europa, pareciendo incluso esperar a su equipo ideal. Puede llegar a mostrar, por fin, un alto grado de madurez en Italia, lugar hecho para explotar todas sus facetas. 

6 jugadores a seguir en el Europeo sub-21

Los elegidos: Rasmuss Nissen Kristensen, Linus Wahlqvist, Christian Nörgaard, Kristoffer Olsson, Marcus Ingvartsen y Pawel Cibicki. Han sido ordenados por la posición que ocupan sobre el campo y escogidos teniendo como único requisito haber jugado en la actual temporada en un club de las 5 ligas nórdicas.

RASMUSS NISSEN KRISTENSEN (Dinamarca, FC Midtjylland)

El lateral derecho danés destaca en primera instancia por la contundencia que muestra sobre el verde. Con 19 años es uno de los jugadores más agresivos -en el buen sentido- de la Superligaen. Este ímpetu lo refrenda en cada circunstancia, con o sin balón. Con balón, de hecho, destaca por un gran golpeo con la diestra, con la que ha servido innumerables balones vía centro en la actual temporada. Es capaz de golpear tanto de primeras como tras sendos toques, no pierde calidad ni maldad. De hecho, empieza a asomar como un recurso a tener en cuenta filtrando balones. Sumando a ello una gran capacidad para discernir en qué momentos sumarse al ataque y cuándo debe resguardarse atrás, donde es un jugador igual o más fiable que en lides ofensivas. Tiene recursos defensivos que domina a la perfección como el bloqueo o el dominio del espacio aéreo. Todo ello a partir de un físico imponente que le permite recorrer la banda con rapidez los 90′ minutos del encuentro sin que sus aptitudes se vean resentidas. Tampoco su actitud, claro.

LINUS WAHLQVIST (Suecia, IFK Norrköping)

Dentro de la camada de potentes laterales que están saliendo de los países nórdicos quizá Linus Wahlqvist sea el lateral derecho sub-21 más cerebral que podamos encontrar. Se trata de un jugador que ha sido determinante de sobremanera en el IFK, sobre todo en la consecución de su campeonato de liga en 2015. Con tan sólo 18 años mostraba una solera impropia a la que se le debe sumar un golpeo de balón temible, un temple y un físico que sobresalen.  Estas aptitudes le permiten ser un jugador decisivo tanto en su propia área como en la ajena. Es un gran marcador, con una gran capacidad para corregir sobre la marcha. Todo ello a partir de un físico que le da vuelo para recorrer con avidez la banda e incluso para ser más ágil que el defensor contrario y poder retener el balón hasta encontrar el momento adecuado para realizar el envío. A partir de aquí, nos podemos esperar un centro suave y medido, un pase entre líneas o un golpeo violento. Se trata de un lateral con muchos recursos que se puede adaptar a contextos diferentes sin sufrir en demasía. Un lateral moderno.

CHRISTIAN NÖRGAARD (Dinamarca, Brøndby IF)

El mediocentro danés de 23 años ha sido una de las piezas angulares del atrevido proyecto de Zorniger en el club del Vilfort Park. Se trata de un jugador que ha sido capaz de ofrendar al técnico alemán momentos de un control y un dominio absoluto de los encuentros, incluso en Europa. Sólo han sido tramos, pero en aquellos momentos en los que el BIF podía creerse igual o más invencible en la Superligaen que el FC København era gracias a Christian. Se trata de un centrocampista que actúa sobre toda la base de la medular, que, a grandes rasgos, ofrece una precoz salida de balón y una recuperación del esférico igual de rápida. Aunque su grado de influencia haya sido irregular, es capaz de marcar el tiempo de los partidos siendo un pasador agudo y un tipo que en defensa suele ser muy líquido para acabar realizando un buen número de recuperaciones. La palabra que le describe es líquido, debido a que, más allá de gozar de una técnica y una agilidad propia de un mediapunta -que fue-, suele verse involucrado en la mayor parte de los primeros pases y, a partir de ahí, entender cuándo debe actuar en vertical y cuándo no. Si su desempeño es regular, se impondrá con un control riguroso de todos los encuentros.

KRISTOFFER OLSSON (Suecia, AIK Solna)

Kristoffer Olsson es un sinónimo de exoticidad, un interior o mediapunta único pero que todavía no ha conquistado a la opinión pública tras pasar ya por tres equipos en su carrera profesional: Arsenal, Midtjylland y AIK Solna. Con 21 años es el capitán de la selección sueca sub-21, lo que muestra que si todavía no ha explotado no es por no gozar de dotes de liderazgo o profesionalidad, si no por una mera falta de tiempo. Es un tipo elegante y que se ha venido endureciendo como pocos en el tiempo. Con ello muestra una versatilidad muy jugosa a partir de un físico que le otorga una agilidad nada desdeñable para desbordar  como por sus habilidades con el balón en banda y un poso que le permiten tanto dar el último pase como propiciarlo combinando con sus compañeros. Además de ser elegante en cada gesto -su primer control es prodigioso-, es fiable e imaginativo. Ostenta una visión de juego y una precisión en el pase que embaucan tanto al rival como al espectador en cada acción. Jugador vistoso y, conforme vaya pasando el tiempo, cada vez más fiable. Hasta ser determinante.

MARCUS INGVARTSEN (Dinamarca, FC Nordsjælland)

En Farum ha vuelto a emerger un jugador determinante tras la salida de un brillante Emre Mor. En el FCN salen jugadores determinantes en todos los momentos en los que la temporada les pide algo más. Su trabajo sobre los jóvenes es encomiable y, en parte, el éxito del goleador Marcus Ingvartsen procede de ahí. Se trata de un delantero centro que de un primer vistazo parece algo tosco pero que conforme va acumulando minutos va mostrando recursos tanto técnicos como tácticos que hacen de él un ariete a tener en cuenta. Incluso autosuficiente en según que contextos, podríamos admitir. Fuera del área su primer contacto con el balón es eficiente y nos ayuda a entender su facilidad para descargar el juego con una gran capacidad para anticipar. Dentro es capaz de hacerse hueco a partir de su físico o incluso desbordar a partir de una velocidad nada desdeñable. Esta misma velocidad es la que le permite, con el apoyo de otro jugador, realizar la típica y necesaria jugada del ”toco y me muevo” que en muchas ocasiones termina en gol tras un pase alto. Su capacidad goleadora pasa por gozar de una capacidad de remate más productiva que efectiva, pero que cabe tener en cuenta siendo un buen cabeceador y una especie de ambidiestro en el área que siempre aturde al rival. Delantero productivo.

PAWEL CIBICKI (Suecia, Malmö FF)

10 goles en la Allsvenskan 2016. Sin Pawel Cibicki el Jönköpings Södra no podría haber salvado el pasado año su plaza en la Allsvenskan, la primera categoría del fútbol sueco. Fue uno de los máximos goleadores del campeonato doméstico y uno de sus jugadores más carismáticos de Suecia. Este hito resalta su capacidad para adaptarse a contextos adversos con suma facilidad en la que cabe destacar unos movimientos muy agresivos, acrobáticos en muchos casos, en un cuerpo espigado de 182 centímetros. Se trata de un delantero centro al uso pero con recursos extravagantes tales como una técnica depurada y una buena relación con el balón al pie y con sus compañeros. Ayuda a ello que se trate de un jugador veloz para desembocar en un tipo de delantero muy prolífico. Ha producido tanto debido a un gran entendimiento del juego y de los espacios para poder sacar rédito a su agresividad; se suele colocar muy bien de cara a gol y suele definir con suficiencia a partir de su zurda. Verlo sobre el campo te divierte, es un bohemio del gol.

Ludwig Augustinsson, cantidad y calidad

Los laterales ya no son actores secundarios en nuestro fútbol, ya hace mucho tiempo de eso. Desde Dani Alves que ya nada es igual para ellos, que cada vez deciden más y mejor los partidos, el juego de su equipo. Nos sigue sonando extraño, pero desde una posición apartada se puede ser el centro de un equipo, sólo hace falta estar. Siempre. El estilo tampoco importa, porque una de las virtudes de vivir siempre apartado es que siempre te podrás adaptar. Llevas viviendo así toda una vida. Así vive Ludwig Augustinsson. 

El lateral sueco ha sido uno de los hombres más importantes para Solbakken en el FCK campeón de Copa y Liga que, además, no ha desentonado tanto en Champions como en la Europa League. Los números de Ludwig Augustinsson son tan contundentes como 37 asistencias en 6 temporadas como profesional, siendo 18 asistencias parte de este curso. Estos números justifican cualquier argumento y con total seguridad sean los que le lleven a un próspero futuro, pero los números son nimiedades comparados con su importancia en el juego del club capitalino.

Ludwig Augustinsson ha venido jugando toda la temporada como lateral izquierdo del FC København de Solbakken, en el que la primera función específica que debe cumplir un lateral es darle amplitud al equipo. Debe ser así porque por delante se encontrará a un extremo a pierna cambiada, al igual que el delantero más retrasado en el 4-4-2 del noruego. Él debe ser quien alimente en primera instancia al arsenal ofensivo. En esta faceta ha cumplido con creces gracias al recorrido otorgado por su potente físico, una de sus virtudes sumada a un preciso pie izquierdo. En base a estas dos virtudes y un entendimiento cerebral del juego ha edificado su importancia en el equipo.

Ha sido vital en la supervivencia del club capitalino en Champions, debido a que al FCK le solía costar mucho asentarse en campo contrario e incluso conectar con el centro del campo y el único hombre al que se le podía encontrar con facilidad sabiendo de antemano que no fallaría era Ludwig, debido a que se encontraba siempre en paralelo. Fue el lanzador de la gran mayoría de ataques, a partir de una arrancada o un cambio de orientación. Sumando a ello que muchos de esos balones lanzaba los había recuperado él ya fuese anticipando o rectificando, donde es superior a la mayoría de atacantes. Si te emparejas con él tanto defendiéndolo como encarándolo, pierdes. 

Lo que le ha valido para fichar por el Werder Bremen es la capacidad para decidir partidos, a sus números nos remitimos. En la Copa de Europa lo ha hecho, pero dónde se ha destapado por completo como diferencial en campo contrario ha sido en la Superligaen, debido a que el FCK goza de un dominio con el que ni pudo soñar en Europa. En la liga doméstica ha sido la pieza capaz de desbordar, crear espacios a partir de superar a los rivales y, además, penalizarlos a partir de un centro o de una llegada providencial.

No debemos pasar por alto que a partir de acciones suyas el København ha desatascado dos partidos en los últimos diez minutos. No le tembló el pulso para poner dos centros de gol ante el SIJ en ese tramo de tiempo, al igual que anotando el gol definitivo ante el Aahrus. Tanto fuera de casa como en el Parken es frío, pero no se confíen. Puede sentenciar.